Con los años el cuello se descuelga, aparecen arrugas horizontales, se deshidrata, aumenta la fuerza de los músculos depresores y el platisma se potencia y tira hacia abajo del óvalo facial. En muchas ocasiones se acumula grasa en la zona del doble mentón y el perfil resulta tremendamente antiestético.

Para rejuvenecer el cuello contamos con tratamientos de rehidratación y revitalización. El bótox atenúa la fuerza de los músculos depresores y la infiltración superficial en vectores de productos estimuladores de colágeno combinados con tratamientos físicos consiguen que el cuello tenga una apariencia más joven.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies