Con los años el cuello se descuelga, aparecen arrugas horizontales, se deshidrata, aumenta la fuerza de los músculos depresores y el platisma se potencia y tira hacia abajo del óvalo facial. En muchas ocasiones se acumula grasa en la zona del doble mentón y el perfil resulta tremendamente antiestético.

Para rejuvenecer el cuello contamos con tratamientos de rehidratación y revitalización. La toxina botulínica atenúa la fuerza de los músculos depresores y la infiltración superficial en vectores de productos estimuladores de colágeno combinados con tratamientos físicos consiguen que el cuello tenga una apariencia más joven.

X

SUSCRÍBETE

* Obligatorio
/ ( mm / dd )